Our Caregiver Resource page has information and resources to help and support caregivers in the SCD community. Check it out here:

Caregiver Resources

Una Luchadora de Principio a Fin: La Vida Durante una Pandemia

Home / Blog / Una Luchadora de Principio a Fin: La Vida Durante una Pandemia

Read this blog in English HERE

 

Los efectos de la pandemia del COVID-19 se han sentido en todos lados. Ha cambiado la manera en que los luchadores de la enfermedad de células falciformes (ECF) pueden obtener cuidados de salud en los sitios clínicos, pero también ha traído oportunidades para la comunidad de la ECF. (Por ejemplo, el número de visitas de telesalud incrementó drásticamente, haciéndolo más fácil para que muchos tengan acceso a citas médicas desde sus hogares). Sin embargo, en general la pandemia ha puesto estrés adicional en las personas; además de afectar los cuidados de salud física, el COVID-19 ha impactado la salud mental de adultos en los Estados Unidos y alrededor del mundo. Los expertos han encontrado que las tasas de depresión entre los adultos están por lo menos tres veces más altas que las tasas antes de la pandemia.

Sick Cells habló con Whitney Carter, una luchadora de la ECF, sobre su trayectoria de salud mental a lo largo de la pandemia. Whitney tiene la enfermedad de células falciformes de hemoglobina tipo SS, vive en Louisiana con su esposo y sus tres hijos, y mantiene una vida muy ocupada entre su trabajo, su familia, y la abogacía. Alrededor de hace 10 años, Whitney perdió a su hermana mayor a causa de la ECF. Esta pérdida ha sido la inspiración detrás de su abogacía, y la inspiró a dirigir un grupo social de ECF, Red Stick Sickle Cell, y a educar sobre la ECF en cada oportunidad.

Whitney compartió que su enfermedad no le resulta en muchas hospitalizaciones o transfusiones y que por la mayor parte puede manejar su dolor en casa. Para ella, los retos de la pandemia del COVID-19 tienen que ver con la salud mental.

Whitney comenzó un trabajo nuevo al principio de la pandemia y casi inmediatamente comenzó a trabajar desde casa. Al principio, también estaba tratando de administrar la educación virtual de sus tres hijos. Su esposo, quien tiene dos trabajos, está fuera de casa por 12 a 13 horas a la vez, así que Whitney también se dedicó a las necesidades hogareñas de su familia.

“Fue abrumador para mí,” dijo Whitney, y compartió que todos en su casa parecían sobre-exigidos. “Antes no había sido una madre de casa, pero ahora definitivamente me siento como una.” Como muchos padres trabajando en casa durante la pandemia, Whitney encontró difícil balancear las demandas de su trabajo, mantener la educación de sus hijos, y encontrar tiempo para sí misma. “No te das cuenta de todo lo que haces hasta que te sientas y piensas sobre ello,” ella reflejo.

Como luchadora de la ECF, el estrés es uno de los mayores precipitantes de una crisis de dolor. “Mentalmente, he estado luchando desde que comenzó la pandemia. Usualmente, no soy la que se estresa demasiado. Soy la fuerte, la que consola, soy compasiva. Soy la que esfuerza a los demás, pero la pandemia me dio una crisis nerviosa. Ni siquiera le he dicho a mi esposo todavía.”

Ella sabía que su estrés había incrementado más allá de cualquier nivel que ella había conocido antes, así que puso muy fuerte atención a cómo su cuerpo se sentía. “De verdad traté de manejar mi dolor en casa con medicinas, pero mi medicina del dolor me pone muy cansada,” dijo Whitney. Esto, por tanto, impactó su habilidad de trabajar horas regulares. Aunque tenía acomodaciones por parte de su trabajo, e intentó ponerse de acuerdo con su empleador para encontrar un ritmo que funcionara para los dos, ella terminó perdiendo su trabajo unos meses dentro de la pandemia, lo cual añadió al estrés que ya estaba sintiendo. “Hubo un momento donde no creía que íbamos a tener donde quedarnos. No podía darle de comer a mis hijos porque me sentía tan desanimada y estresada…”

En medio de administrar su familia y cuidar de sí misma, Whitney comparte que la pandemia también ha afectado su matrimonio porque ella y su esposo apenas han podido pasar tiempo juntos. “Llevamos cinco años de matrimonio, pero se siente como si ya tenemos la tensión de un matrimonio de 10 o 15 años,” ella comparte. Esto podría ser la parte más difícil de reenfocar en su vida porque la pareja se siente rota entre proveer para la familia y encontrar el tiempo para compartir juntos, una experiencia con la que muchas parejas – y hasta amigos — se han enfrentado durante los últimos dos años.

Durante tiempos estresantes como estos, Whitney siente profundamente la importancia de cuidar de sí misma y asegurarse de que todavía tenga tiempo para estar sola y escapes creativos. Ha sido difícil encontrar el tiempo, porque hay tanto que hacer, pero ella dice que cada poquito vale la pena. “Aunque sea solo 10 minutos para hacer un ejercicio de respiración, escribir en mi diario, o tomar una buena ducha caliente.” A veces, ella puede regalarse a sí misma algo de veras especial, como un masaje de dos horas que se reservó para su cumpleaños. “No es que quiero actuar como si no fuera una madre, o esposa, o amiga, pero también necesito asegurarme de que sea yo misma, por mí misma.”

Para los que están luchando para encontrar balance y necesitan ayuda para mejorar su salud mental, Whitney dice, “solo salgan al aire libre: un parque, un lago, lo que sea. Esto te da la oportunidad de solamente respirar, mirar hacia el cielo. Esto honestamente te ayuda a ordenar tus pensamientos e ideas, pensar sobre las cosas que has tenido en tu mente, y dejarlas ir. Es un momento para ti mismo para poderte sentir libre.”

 

Febrero 2022 

Traducido por Karla Sintigo, Estudiante de tercer año en el Colegio de Medicina de la Universidad de Illinois en Chicago.

 

Recursos de apoyo para la salud mental:

Stay in the Know

Sign up for our newsletter!